martes, 1 de abril de 2014

VERGONZOSA O SENSITIVA


Hace muchísimo tiempo en un lugar lejano de la selva amazónica, vivía con sus ancianos padres una joven muy hermosa llamada CHUYA.

En su pueblo todos sabían de la gran belleza de Chuya, pero, nunca la vieron de cerca. Era muy tímida, por eso se escondía a menudo de la gente. En las noches de luna y cuando estaba segura de que nadie la pudiera ver, vestida siempre con un traje de color lila salía de su casa y se dirigía a la orilla del rio a contemplar el reflejo de la luna nocturna.

Sabedores de la belleza de Chuya, muchos jóvenes del pueblo, así como también de otros lugares la  pretendieron en matrimonio, pero ante la imposibilidad de ni siquiera acercarse a ella, estos muy apenados abandonaban sus propósitos.

Algunos padres de los jóvenes enamorados, enojados por el comportamiento de la joven, decidieron darle un castigo a su tan cruel ¿vanidad? Y una noche los hechiceros sorprendieron a Chuya contemplando el rio y la icararon, convirtiéndola en una planta muy conocida que abunda en nuestra selva tropical, que es la VERGONZOSA, planta típica selvática con flores de color lila, pero sin perfume.

Desde aquella noche, esta planta “vergonzosa” o “sensitiva” crece a las orillas de los ríos y a la vera de los caminos y a la vista de la gente que al pasar por su lado gustan de sacudirla y rompen sus ramas.

Y ella siempre vergonzosa, cierra sus pequeñas hojitas y marchita al instante, para luego abrirse y recuperar su estado natural.

Desde ese momento, esta pobre planta, triste, inconsolable y herida en su amor propio y duramente deshonrada, quiso volcar su ira sobre las mujeres, convirtiéndose en una planta sensitiva, llena de maldad y que ante los dioses de la selva dijo :”Aquel que beba de mis raíces el jugo, no volverá a tener ni procrear mas hijos, ni tampoco dará amor hacia ellos y entonces no demostrara la candidez de madre, por el desprecio que me dan y me dieron siempre por mi vanidad y egoísmo”.

Y así , triste y sola se encuentra esta planta en cualquier lugar de la selva ,al acecho, roce de los hombres y tímida se cubre de su venganza.

Carlos Velásquez Sánchez

lunes, 24 de marzo de 2014

LA CACHI MAMAM


En la laguna de Tutuycucha, hoy desaparecida, ubicada en el Barrio de los Shupingahuas de la ciudad de Lamas y a la orilla en una solitaria choza vivía una vieja alta, delgada, cabellos despeinados, nariz larga y encorvada, descalza, brazos, manos y dedos largos, uñas crecidas, ojos grandes , sobresalientes y vestía una túnica.

Unos indígenas que después de quince días retornaban de sus actividades de caza en la selva, al pasar por el lugar, se acercaron a la choza para pedir a la vieja les permita cocinar en su tushpa una perdiz que cazaron, quien no tuvo inconveniente en aceptarlos, invitándolos a pasar y dándoles todas las facilidades.

Y cuando la olla estaba hirviendo, la anciana secándose la nariz con la mano, puso abundante moco en la comida. Ante tal proceder, los visitantes, aunque hambrientos, sin dejar de manifestar su repugnancia y su protesta airada, cargaron sus canastos, alistándose para abandonar la choza.

La anciana, un tanto disgustada, aclaro a los cazadores que lo que había echado a la olla era SAL y como han tenido asco, les dijo que en adelante no encontrarían cerca la tan ansiada sal, porque con la mina que pronto debería que pronto debería aparecer en la laguna Tutuycucha como ella deseo, ahora se iría a otro sitio más lejos, donde habrá abundante sal.

Después de unos días, volvieron los indios cazadores a la laguna y no encontraron ni a la choza ni a la anciana y observaron  una trocha que se dirigía al sur este. Se pusieron de acuerdo y siguieron a la trocha, hasta que al tercer día arribaron a dos grandes minas de sal: una de color rosado terroso denominada : Mina de Pilluana y la otra de color blanco llamada Mina de Tiraco, ambas a orillas del rio Huallaga.

Posteriormente al extraer la sal de estas minas, cuentan los antiguos, que al romper los inmensos bloques, se dieron con la sorpresa de encontrar a la referida anciana convertida en una estatua de sal.

Desde entonces, se tiene la creencia de que la anciana nariz de bruja, era la CACHI MAMAN , es decir la “Madre de la sal”.

lunes, 17 de marzo de 2014

LA HIJA DEL CHULLACHAQUI QUE SE CASO CON EL GAVILAN


Una terrible peste asolaba la región, diezmando al ganado y arruinando a las familias. El cielo se negaba a dejar caer sobre los campos de cultivos, con su lluvia . los animales y los niños se morían sin saber porque.

Juan dijo: Atravesare las altas montañas y llegare al otro lado, en donde quizás las tierras sean más fértiles. Encontrare trabajo en alguna chacra y más tarde cuando haya reunido algún dinero, volveré por mi madre y mis hermanos.

Pero, la caminata era larga y la noche se aproximaba. Juan dijo :  Estoy cansado y hambriento, mis víveres se han terminado. De pronto vio una pequeña choza sobre la cumbre del cerro y se dirigió hacia ella.

Llego y llamo con ansiedad, poco después asomo la cabeza una hermosa muchacha. ¿Qué deseas? le pregunto. Algo de comer y un techo para cobijarme esta noche. La joven atemorizada le dijo : Vete pronto, porque si mi padre el chullachaqui nos sorprende, te matara y cerró la puerta.

Juan , el agricultor insistió: Déjame entrar por favor. Si permanezco a la intemperie, moriré moriré devorado por culebras o tigres hambrientos. La puerta se abrió nuevamente y la muchacha le dio un pedazo de pan y una jarra de chicha. Gracias, dijo, Juan ¿ Pero, porque no me dejas ver nuevamente tu rostro? Pero, ella cerró su puerta.

Por tercera vez le llamo el campesino para pedirle a la muchacha un lugar donde cobijarse esa noche. Y ella le dijo :  En el corral que se haya detrás de la casa, hay unos sacos de paja, abrígate con ellos. Juan se fue al corral a  dormir. Cerca de la media noche le despertó una voz, era el chullachaqui que llegaba arreando a unos chanchos y luego de contarlos se fue a la choza.

Entonces, uno de los cerdos anunciaba que dentro de dos días habría luna llena y que el chullachaqui ira a reunirse con los espiritus de la cocha y otros cerdos decían : Cuantas fechorías harán, dañaran los campos de cultivos, morirán muchos animales y la lluvia no caerá sobre los cerros, hasta que el chullachaqui, nuestro amo, vaya a vivir con ellos al fondo de la cocha.

¿ Y cuando sucederá esto? Cuando un mortal se lleve a su hija para casarse con ella. Por eso la ha encerrado en la choza del cerro, donde hay pocos hombres para llegar, porque morirán devorados por los tigres y las víboras, pero el hombre que está aquí, no morirá, dijo otro cerdo. Si nos corta el pellejo y le da eso a la hija del chullachaqui para que le fabrique sus zapatos.

Juan que escuchaba todo esto, tomo un cuchillo y pelo a todos los cerdos, lleno con los cueros seis costales y espero a que amaneciera, entonces luego el chullachaqui fue al corral y se llevo a los cerdos.

Cuando el campesino le vio perderse en la lejanía, salió de su escondite y llamo a la puerta de la choza. Salió la hermosa muchacha, él le dio los costales de cueros de cerdos y le pidió que le fabricara zapatos y tomando los cueros, la muchacha trabajaba todo el día, mientras que Juan le contemplaba, por la noche escondió los trabajos para que su padre no le descubriera.

Cuando llego este, le pregunto ¿ Que has hecho hija mía? He limpiado la choza, he tostado maíz y he cocido las papas para tu comida, luego me puse a contemplar el cielo y las montañas. Y el chullachaqui sonrió satisfecho.

Aquella coche, el campesino, se escondió otra vez y escucho la conversación de los cerdos: ¿ Que hizo hoy la hija del amo? Trabajo todo el dia fabricando zapatos. ¿ Que hará mañana? Confeccionara los zapatos del campesino. ¿ Y si nuestro amo le sorprende? No le sorprenderá, si come las hojas de coca que cayeron al suelo. ¿ Que sucederá entonces? Ah, se volverá gavilán,.

En cuanto llego la mañana, el chullachaqui se llevo a los cerdos y cuando la muchacha le vio perderse entre los cerros, se puso a fabricar los zapatos y antes de la noche ya estaban los zapatos, mientras tanto el campesino comió las hojas de coca y se convirtió en gavilán.

El padre volvió más temprano que de costumbre y encontró a su hija asomada a la puerta de su casa. ¿ No te prohibí que salieras? dijo lleno de ira. Ella le contesto: Me asome porque oí un grito lastimero, era ese pobre gavilán que se encuentra medio muerto. ¿ Y qué vas a hacer con él? Dejarlo en nuestra choza hasta que se reponga.

El chullachaqui no sospechaba que era el campesino. Esta noche, dijo el chullachaqui, tendré una reunión con mis hermanos de la cocha y descubrió en ese momento los zapatos que su hija había hecho y exclamo : Que buena eres hija mía, veo que has querido darme una sorpresa, fabricándome estos zapatos.

La hija le dijo : Aun no lo he terminado, papa. El chullachaqui dijo que quería usarlo esa noche para irse a la reunión  y se fue a dormir. Mientras el dormía, los dos enamorados conversaban en voz baja: Huiremos esta noche le decía Juan.

La muchacha le contesto: Si se entera mi padre, nos matara. No temas, anoche dijeron los cerdos que si yo te llevaba ,tu padre volverá con sus hermanos chullachaquis a la cocha para siempre.

En ese momento el chullachaqui se despertó y al escuchar rumores de voces, pregunto: ¿ Con quién estás hablando? Estoy hablando sola , padre mío. ¡ Qué  extraño, me pareció escuchar otra voz humana! Y sospechando que algo ocurría miro en todas direcciones y vio al gavilán en un rincón de la choza, le tomo por las alas y le arrojo afuera y luego al notar que la luna brillaba en el cielo, dijo : Ha llegado la hora de partir.

El gavilán le siguió de cerca sin que le notara, vio como galopaba por las montañas y llegaba a la orilla de la cocha, luego salieron de él ,lentamente seis ancianos harapientos y se sentaron a la orilla de la cocha.

El chullachaqui fue a ocupar un lugar en medio de ellos. Masticaron en silencio hojas de coca y de pronto el más anciano. Dijo : Hermano, ya es tiempo de que vuelvas con nosotros. Desde que te empeñaste en vivir con los hombres, los sembríos están secos, las cosechas se pierden y los hombres huyen de sus aldeas.

Espérame todavía, om podría dejar sola a mi hija. Todos sabemos que ella se casara con un mortal y te abandonara. El chullachaqui contesto : Ningún mortal podrá conocer a mi hija, vivimos en lo más alto de una montaña que es un lugar inaccesible.

Pues, has de saber, que un hombre joven llego hace días a tu choza. El chullachaqui dijo: No es posible.¿ No sabes que fue para ese joven, que tu hija confecciono los zapatos? . Al escuchar esto el gavilán que estaba en una roca, echo a volar para advertir a la muchacha que habían sido descubiertos.

La joven respondió muy afligida: Todo es inútil. Si huimos, mi padre nos alcanzara. Pero, el campesino replico: No tengas miedo. Vámonos, y asi la muchacha voló en las alas del gavilán y fueron a vivir juntos para siempre muy felices.

lunes, 10 de marzo de 2014

LA RUNA MULA CORTADA


El sueño de los lamistos se veía interrumpido a la hora en que la runa mula salía a las calles galopando y relinchando cuando recibía los latigazos de su jinete misterioso.

Quien, sabia como averiguarlo, la población lamista llego a saber que la Runa Mula salía los martes y viernes y era una mujer que tenía relaciones con un hombre casado o con un cura.

Ishtan, afamado en toda la localidad por su valentía, no sorprendió a nadie cuando dijo que  estaba a punto de comprobar la falsedad o veracidad de la existencia de la runa mula.

Y con este objetivo, cierta noche, s escondió en un lugar adecuado y delante de la casa de una dama llamada Otilia, cuyo amante era un hombre casado.

A la una de la madrugada,  una mujer sale de la casa de Otilia, se sienta y revolcándose en el pasto, se convierte en una mula y en el acto aparece un hombre pequeño, saltando a su lomo y da inicio a su laberintosa carrera por las calles del pueblo.

Ishtan , maravillado pensó que había descubierto un suceso notable, aunque no muy trascendental como el que se aprestaba a ejecutar de inmediato, identificar plenamente a Otilia, cortándole a la runa mula. Y la ocasión no tardo en presentarse, puesto que tras escucharle salir, Ishtan con su sable bendito se esconde tras unos arbustos.

La runa mula, después de pasearse bullangueramente, retornaba a su Barrio, Ishtan, pone en alto su sable. La runa mula parece que carga latas y al pasar junto a él, recibe de este un gran sablazo en la cabeza, hasta que el espacio se aclare con las chispas que brotan.

Al día siguiente , muy temprano, corre la noticia de que Otilia, mujer  muy conocida en el Barrio Calvario, se encuentra en cama, herida.

¡ Que te ha pasado en la frente! le pregunto Ishtan, visitándola.

¡ Nada ¡ don Ishtan.

¡ Y porque está amarrada tu cabeza!.

Me he caído don Ishtan.

Y fue así, como Ishtan, descubrió quien era la runa mula en ese pueblo de Lamas.

EL BRUJO DORMILON


Un brujo venia contratado por el patrón de un bote hundido frente a la boca del rio Tonchima. Lleva su gran sombrero riojano y el rostro ennegrecido con jugo de huito verde, sus ojos inyectados evitan dirigirse de frente a las personas que lo reciben, para no fulminarlas con su mirada.

Este brujo, cuentan , es medio haragán y tiene fama de gran buceador, ya que de él se cuentan historias increíbles. Dicen que puede permanecer en el agua, sin respirar por más de  tres minutos , confían en el y en sus poderes mágicos para encontrar al ahogado antes de que la creciente del rio haga más difícil la búsqueda.

El brujo comienza con sus ritos y se arroja al turbulento rio. Se le ve salir a  intervalos, llena de aire sus pulmones y se sumerge de nuevo. Solo los bufeos y el dominan la técnica de bucear con perfección. El brujo vuelve a salir, se hunde una vez mas para localizar al ahogado y desaparece como tragado por las aguas,

Pasa el tiempo y aumenta la tensión, 7, 8 ,9 y 10 minutos y no aparece el brujo. En la orilla todos contienen la respiración, solo se escucha el chapalateo de la corriente en los cañaverales.

Cuando ya, todos temen lo peor, se oye la voz angustiada del patrón: ¡ Carajo! Se nos ahogo el brujo, y manda con energía: ¡ Búsquenlo! con las tanganas.

Los peones desde las canoas, van tanteando en el fondo de las aguas con sus largas cañas y nada, nada.

Uno de los tanganeros, el más empeñoso, toca un bulto y presiente que es el de un  cuerpo humano, pica nuevamente y el cuerpo sale a la superficie. Era el brujo, estaba vivo y les dice :¡ Ya pues, carajo! . Patroncito, reclama , bostezando y les dice: ¡ Déjenme dormir, por lo menos un ratito!. Así no es.

Carlos Velásquez Sánchez

viernes, 31 de enero de 2014

UNA EXTRAÑA MAQUINA FOTOGRAFICA

La gente de Lamas, así como de otros sitios de la región amazónica, practica todavía una costumbre muy peculiar, suelen a partir de las 5.00 p.m. sacar sus sillas y perezosas a la vereda para sentarse placenteramente, desde donde miran a todo el mundo que pasa y de todo el que pasa exige actos de cortesía.

Hace unos años, Miquita cayó de la silla y murió. Hubo muchos comentarios al respecto, pero, yo vi ese percance y puedo decir que en efecto murió tras caer de la silla, mas no murió a consecuencia de la caída, ni por la cornada de un toro, sino que murió, pero de VERGÜENZA.

Miquita, de 45 años de edad, vestía pollera y no usaba bombacha (calzón) como todas las de su generación.

Una tarde, temprano , serian las 5.00 p.m. saca su silla a la vereda y se sienta a descansar, después de un rato, un toro grande y bravo aparece corriendo seguido por varios perros.

Miquita, a pesar de los esfuerzos realizados, logro ser atropellada y cogida por el toro, con la pollera arremangada hasta la cabeza, pataleaba y con las piernas en alto. Los curiosos corren a auxiliarla, pero para remate demoran en bajarle la pollera, pretextando en que se bahía atajado en los cuernos del toro.

Al final y luego de haber “fotografiado” a muchos curiosos fue conducida a su domicilio y luego falleció inesperadamente a los pocos días, después que prometiera no salir a la calle mientras estuviese con vida.

El pueblo, como era de esperar, comenzó a comentar en torno a su extraño deceso. Pero, todo aquel que se mostraba preocupado e inquieto por dicho acontecimiento decía :” De vergüenza ha muerto”. “La vergüenza  también mata “ . “ Ha muerto de vergüenza Miquita”.

Carlos Velásquez Sánchez

sábado, 21 de diciembre de 2013

EL TUITUICOCHA MISTERIOSO


Antiguamente existió un lago llamado Tuiticocha en la parte más elevada de la ciudad de Lamas, que desapareció debido a una cavidad subterránea que se abrió en el mismo sitio.

Este lago misteriosamente,  cada día aumentaba su caudal, causando admiración entre las gentes que Vivian en su alrededor y como este fenómeno era una extraña novedad, un grupo de personas  fue un día a la orilla del lago para ver lo que ocurría , cuando de pronto apareció un animal de aspecto feo, que sacaba la cabeza de rato en rato desde el centro del lago, amenazándolas con atacar, los indios lamistas llamaron a este animal el YACUMAMA , madre del lago y resolvieron matarlo.

Para lo cual se armaron de lanzas, hachas de pona y se dirigieron al lago, estando ya cerca, recibieron un fuerte chaparrón de lluvia con truenos, relámpagos y rayos de diferentes colores  que les quemo la cara haciéndoles huir despavoridos.

Todos regresaron a sus casas sin querer saber más del lago. Aquella noche un indio llamado Antonio Salas, soñó al yacumama, cubierto el cuerpo con un grueso cuero de otorongo y luces en el pescuezo que le dijo : “ No me maten, porque no soy peligroso, más bien yo seré la felicidad de todos Uds.”.

Después de un tiempo, muchos indios lamistas que regresaban  de sus chacras se quedaban a dormir en un tambo cerca al lago. Al día siguiente uno de los indios se fue a beber al lago y probo que el agua era salada y llamo a sus compañeros y cuando todos acudieron  a la orilla, el lago  se embraveció, como signo de ira que tenía el yacumama que les dio mucho miedo.

Lo peor que ocurrió fue que aquellos indios ya no pudieron recoger agua para beber, regresaron al pueblo y contaron a sus familias y amigos todo lo que habían visto y como estaban cansados de caminar se durmieron y en sus sueños el yacumama les dijo :”No me gusta que Uds, hayan tocado mis aguas, porque el tiempo todavía no le permitió, ahora tengo cólera, porque descubrieron un secreto antes de su tiempo.

Aquí tengo una mina de sal y no tendrán sal por toda la vida, cobro mi venganza , llevando mi mina con mi agua maravillosa a formar otra laguna  y otra mina  en las orillas del rio Huallaga#.

Al día siguiente, muy temprano, comentaron a sus familias y amigos y en el Barrio Ancohallo reunidos los lamistas, lamentaban el haber contado sus sueños , por la pérdida de la mina.

En aquellos tiempos los lamistas para conseguir sal tenían que caminar 4 días hasta las orillas del rio Huallaga, de donde extraían sal para sus comidas.

Carlos Velásquez Sánchez