lunes, 23 de septiembre de 2013

LA LEYENDA DE LA YUCA


Los antiguos nativos no conocían la yuca, solamente existía el plátano y lo preparaban asado, cocinado, crudo o disuelto en chicha, pero esta alimentación era deficiente para los nativos y por eso salían cada día al monte en busca de frutas y de hojas.

Un día salió un nativo al monte a buscar alimentos vegetales, buscaba y rebuscaba en los arboles y debajo de la tierra, pero no encontraba nada y hambriento y decepcionado se sentó en la orilla de una quebrada, cuando de pronto escucho un ruido que parecía decir :” GIMEKA” que en castellano significaba “yuca”.

Y vio una sachavaca que parecía decir “GIMEKA” y que caminaba dentro de la quebrada, le iba a disparar su flecha, cuando la sachavaca estornudo diciendo “GIMEKA”. El nativo se asusto, pero observo que la sachavaca movía la cabeza, como indicándole que le siguiera y repitiendo los estornudos :”gimeka”, “gimeka” o sea “yuca “yuca” la empezó a seguir.

La sachavaca entro en una gran chacra, limpia y cultivada, cruzaron y llegaron a una casa, allí habían varias sachavacas grandes y pequeñas, pintadas y negras. A un lado se veía un montón de yucas, en otro lado estaba una yuca que se estaba asando y una olla cocinando mas yuca. Mas allá una tinaja con masato o chicha de yuca.

La sachavaca invito al nativo a comer yuca asada, cocinada y a tomar masato, el nativo comió y tomo y le pareció muy agradable todo.

La sachavaca le entrego un panero de yucas y una olla de masato para que se los llevara a su Caserío, le dio también una carga de palos de yuca para que siembren en sus chacras. Y el nativo regreso contento e iba diciendo :”gimeka” “gimeka” “gimeka”(yuca-yuca-yuca) para que no se olvidara el nombre de dicha planta.

Por fin el nativo llego a su casa, le esperaban su mujer e hijos, impacientes y con hambre, el les mostro las yucas, los palos, el masato y les conto todo lo que había sucedido.

La mujer contenta y admirada exclamo:”GIMEKA”, entonces recordó el nativo que el nombre que su mujer le puso era el mismo que estornudaba la sachavaca, desde se le llamo GIMEKA (yuca).

El nativo cocino parte de la yuca, otra la aso y otra la hizo masato. Dio de comer y beber a  su familia e hizo probar a todos los de su Caserío y a todos les agrado. Inmediatamente sembraron los palos de yuca, la yuca creció y se propago en la selva, gracias a la sachavaca.

Carlos Velásquez Sánchez

2 comentarios: